• Contacto
  • Usted esta aquí: Home // Eter // ¿Qué hace un jefe de prensa?


    ¿Qué hace un jefe de prensa?

    Eduardo Puppo cumple esa función en la Copa Claro y en la mayoría de los torneos y eventos de importancia en Buenos Aires. El periodista especializado en tenis cuenta el proceso que se hace en la previa y durante el ATP 250,  adelanta detalles de su próximo libro y regala anécdotas que involucran a Pete Sampras y Andre Agassi.

    Por Rodrigo Tapia y Nicolás Cimino*

    - ¿Cuáles son tus obligaciones mientras se disputa la Copa Claro?

    - Cuando comenzamos el torneo ya tenemos hechas demasiadas etapas previas. El periodista hace su labor ya acreditado, pero no sabe lo que hicimos cinco meses antes.

    - ¿Cuáles son esas etapas previas?

    - Primero hay que abrir el período de acreditación, a fines de diciembre o a principios de enero. Antes emitimos gacetillas en las que se confirman los jugadores que van a venir y todo lo que tiene que ver con el certamen. Cuando comienza el torneo ya mandamos alrededor de diez o quince gacetillas a la prensa, que consta de 1.700 medios en todo el país.

    - ¿Y cómo siguen trabajando?

    - Nos llegan entre 800 y 1000 pedidos, de los cuales son acreditados 250 periodistas, más los cámaras y los fotógrafos. En total, son cerca de 450. Quedan afuera entre 600 y 800 peticiones.

    - ¿Qué es lo que se tiene en cuenta para acreditar a un medio?

    - Los parámetros van cambiando año a año, pero la masividad es lo principal. Un medio masivo tiene prioridad sobre cualquier otro. Cada vez hay más que son importantes y, por el momento, la única solución es bajar la cantidad de acreditaciones a cada medio. Por ejemplo: si Clarín pide seis, quizás se les pueda entregar cuatro.

    - ¿Cuántos lugares son asignados para los periodistas en el court central del BALTC?

    - Nos dan aproximadamente 200 asientos en la tribuna central, pero obviamente nunca van todos juntos. Hay muchos que dejan de ir, como los del interior, que pierden a “su” jugador y se vuelven. A veces tenemos medios del exterior, como cuando venían Marcelo Ríos o Guga Kuerten y eso complica un poco. Si hay más nombres importantes en el torneo, inevitablemente lo sufren los medios chicos.

    - ¿Cómo es la sala de prensa de la Copa Claro?

    - En la sala entran unas 200 personas. Tiene unos 50 escritorios, además de los 30 lugares en la cabina de prensa, en la central. Es todo multitudinario y no es fácil manejar a tanta gente. Por suerte tenemos la ayuda de la ATP, que manda una o dos personas, quienes están en el lugar para discernir un poco el tema de las entrevistas individuales. Entre todos hacemos un equipo de prensa. Pero siempre ganan los medios masivos por sobre los chicos. Eso va a ser siempre así, como lo es en todo el mundo. Parte de mi misión fue tratar de darles lugar a aquellos medios más modestos, con la esperanza de que pudieran crecer.

    - Más allá de tu función de jefe de prensa sos uno de los apasionados investigadores de este deporte. ¿Cómo surgió la idea de escribir un libro sobre la historia del tenis argentino?

    - Lo estoy haciendo con Roberto Andersen, que es un periodista que trabajó en el diario Buenos Aires Herald y tiene 88 años. El comenzó a investigar en 1957 y apuntó a hacer un libro sobre la historia del tenis en Argentina. Yo empecé con revistas de tenis en 1980 y en el ´90 me puse  a investigar. Un año después me di cuenta de que Andersen me pedía cosas mucho más estadísticas y me sorprendió. Ahí me contó la idea del libro. Después de juntar los materiales tardamos cinco años en digitalizarlos.

    - ¿Tenían mucha información?

    - Demasiada. En 1999 me di cuenta de que el libro tenía una consistencia importante y comenzamos a profundizar en lo que faltaba. En 2009 arrancamos con la etapa del diseño. Teníamos 30 mil fotos, de las cuales debíamos elegir 3.000. El material escrito era de alrededor de 20 millones de caracteres, que serían cerca de 4.000 páginas, sin las fotos… Era y es todo gigantesco.

    - ¿Es alto el presupuesto?

    - A principios de 2010 terminamos con la etapa de diseño y logramos reducir el contenido a 1.800 páginas. Los presupuestos  de cinco mil ejemplares para libros de tapa dura, cosidos a mano, eran inviables. Por eso, ahora estamos rediseñando para llevarlo a mil páginas, mientras que otras mil van a ser en formato e-book. ¡Un libro de 1.800 páginas pesa diez kilos! Se complica en muchos aspectos y también en lo económico: estamos hablando de aproximadamente 150.000 dólares.

    - En todos tus años como periodista ligado al tenis habrás acumulado anécdotas. ¿Te acordás de alguna?

    - (Se ríe) Sí y son muchas… Hay un hecho simpático. En febrero de 1992 Argentina cayó con los Estados Unidos por 5 a 0 en la primera ronda de la Copa Davis. Se jugó en Hawaii, en el Hotel Mauna Lani, donde habían hecho una pequeña tribuna para 200 o 300 personas. Algo increíble. Era una serie muy complicada contra el equipo número uno, que tenía a Sampras, Agassi, McEnroe y Leach, que era el mejor en dobles.

    Para Argentina jugaban Frana, Mancini, Jaite y Miniussi y nosotros íbamos y veníamos con ellos; todos en el mismo hotel. Era moneda corriente cruzarse con los estadounidenses, obviamente. A Sampras lo tenía en la habitación de al lado y un día me lo crucé en la puerta del ascensor. En ese momento justo había una señora y cuando lo tuve cerca nos saludamos por respeto, no mucho más que eso. De repente, cuando llegó el ascensor, Pete se corrió hacia atrás y nos hizo una seña para que subiéramos. La señora era española, pero hablaba muy bien inglés: “Me parece increíble que siendo una estrella del mundo seas tan respetuoso”. Sampras le contestó: “Que sea el número uno y juegue muy bien al tenis no tiene nada que ver con que sea respetuoso o no”. Ahí me di cuenta de que era un tipo normal, que había bajado a tierra.

    - ¿Y tuviste contacto con los demás jugadores?

    - Hubo una cena oficial y yo le pedí a Sampras una foto con todos los periodistas. Pete dijo que sí, pero quería que estuvieran todos los jugadores. Llamó a McEnroe, Agassi y Leach. Es una foto increíble y la tengo guardada. Luego lo crucé en el torneo de Roma y me saludó, se acordaba… Es una anécdota linda de las tantas que viví.

    Y durante esa misma serie viajamos hasta Honolulu, capital del estado de Hawaii. Estábamos en el aeropuerto y teníamos que esperar la conexión unas cuantas horas. Yo estaba con Jaite y Miniussi. Nos sentamos al lado de Agassi y nos invitó hamburguesas a todos. ¡Andre Agassi me regaló una hamburguesa! (Risas)

    *Alumnos de 3er año de Periodismo deportivo, ETER.

    Related Images:

    Tags: , , , , , , , , , , , ,

    Dejanos un comentario

     

    
    Copyright © 2014 Tenis – Ranking ATP – Tenis Federal. Todos los derechos reservados. Posicionamiento SEO en Google

    Siguenos también en: Facebook Twitter Google News YouTube

    Optimizacion - Posicionamiento - Diseño