• Contacto
  • Usted esta aquí: Home // Eter // Martín Jaite, un “todo terreno” del tenis argentino


    Martín Jaite, un “todo terreno” del tenis argentino

    Top ten, comentarista y columnista en radio y televisión, entrenador de Nalbandian y Gaudio, organizador de Futures, Challengers y ATP, a Martín sólo le falta ser capitán de Copa Davis. De todo esto –y mucho más- habló con Segundo saque.

    Por Nicolás Levy Renaud y Maximiliano Acosta*

    - ¿Fue muy difícil la transición entre ser jugador y ex jugador, o fue algo natural para vos?

    - No, natural no fue. Nunca estás preparado para tomar una decisión así a los 30 años, o a la edad que se retire cada uno. Para mí fue más difícil todo lo previo a tomar la decisión. ¿Dejo? ¿No dejo? ¿Qué voy a hacer después? Son preguntas que uno se hace. Una vez que me decidí no fue tan difícil. En ningún momento me planteé volver a jugar. Ya había cerrado un capítulo.  De todos modos, la transición en sí  fue extraña porque tenía mucho tiempo libre. Cuando jugás al tenis estás todo el día ocupado: entrenamiento, preparación física, masajes, cada tanto dar notas; es un estilo de vida. De repente te sentís muy desocupado. No es fácil el retiro, pero para mí resultó algo relativamente normal.

    - Igualmente siempre seguiste ligado al tenis.

    - Sí, porque si bien no sos tenista desde que nacés, estás ligado al tenis desde muy chico y es extraño desvincularte totalmente de algo que fue tan importante. Tanto como coach, manager, comentarista u organizador, la mayoría de los tenistas siguen ligados al tenis. Es muy raro que alguien se dedique a otra cosa. Yo no soy de ver tenis, ni juego al tenis hoy en día, excepto en algún evento corporativo, cada tanto.

    - ¿No lo extrañás?

    - No. Obviamente, cuando entrenaba a David (Nalbandian) y a Gastón (Gaudio) tenía que estar en forma y jugar todos los días, pero desde el último entrenamiento, prácticamente no volví a jugar. Disfruto de mi rol en la empresa y de todas las cosas que hice durante los más de 15 años desde que dejé el circuito. Retirarse no es tan malo cómo les puede parecer a algunos. Sólo hay que animarse.

    - ¿Te gustaría volver a comentar tenis o a participar de programas en los medios?

    - Sí. Me gustó mucho trabajar en radio -mucho más que en la televisión-. Es algo que no descarto y que puedo llegar a volver a hacer en algún momento.

    - ¿Y cómo empezaste a organizar torneos?

    - Toda mi vida disfruté de la parte organizativa, desde torneos de truco con mis amigos hasta la organización de mis viajes. En 1995 hice mi primer Challenger y empecé a meterme en la organización de eventos. En 2002 fue mi última participación como comentarista durantela Copa Davisque perdimos en España y ya después no lo hice más porque me fue tomando más y más tiempo el tema de la organización.

    - Para el tenista que deja el circuito, ¿es una buena salida trabajar en la parte organizativa?

    - Puede ser, pero tampoco es fácil. No hay muchos torneos en Argentina y no hay lugar para montones y montones de organizadores. Lo que está bueno para el ex tenista es que al principio tiene las puertas más abiertas, porque lo conocen. Después tiene que revalidar esas cartas y hacer bien su trabajo. Es una buena salida, pero no una que se pueda tornar masiva.

    - ¿Cómo es la estructura de tu empresa, Alma Producciones?

    - Somos una empresa chica, con poco personal fijo. Cuando hay eventos se contrata más gente. Desde hace once años dirigimos y comercializamos el ATP de Buenos Aires y también hacemos eventos corporativos para empresas.  También tenemos un torneo de exhibición en Adrogué, en la municipalidad de Almirante Brown, en el que ya participaron jugadores como Nalbandian, Acasuso y Mónaco. Para este año ya está confirmado David y nos falta cerrar los otros tres. Durante muchos años también hicimos los Futures, aunque ahora ya no.

    - ¿Por qué dejaron de organizar los Futures?

    - Porque durante muchos años estuvimos cumpliendo un rol que no podían llevar adelante las federaciones de cada provincia. La asociación de tenis les daba a los organizadores un subsidio. A medida que fue pasando el tiempo, ese subsidio a las empresas privadas fue bajando y se lo fue otorgando a cada federación regional. Por ese motivo, los Futures hoy en día son organizados por las provincias y no por empresas privadas como nosotros. Y no me parece una mala decisión.

    - ¿Qué nivel tienen esos torneos en la actualidad?

    - Tienen muy buen nivel. Sirven mucho para las nuevas camadas y Argentina tiene chicos de 18 o 19 años para atrás que prometen mucho. Habrá que ver hasta dónde llegan. Será muy difícil igualar lo que hizola Legióno compararlos con ellos. Es casi imposible predecir si habrá un Nalbandian, un Coria, o un Del Potro en estas generaciones.

    - ¿Por qué crees que la Legión llegó a ese excelente nivel?

    - Tuvimos la suerte de tener a Coria y a Nalbandian, en su momento a Gaby Sabatini o ahora a Del Potro.  Son cosas que suceden pocas veces. Lo que es cierto es que esta Legión se nutrió de la Copa Ericsson, cuando se empezaron a hacer los Challengers en el ’97. Cuanta más competencia interna hay en el país,  más fácil es sacar jugadores. Si hay algo que Argentina tiene, es excelente competencia interna para los jugadores juveniles. Te diría que es de las mejores del mundo. Lo que pasa es que cuando salen de juveniles no se puede hacer el seguimiento porque nuestro país pasa periódicamente por crisis y se dejan de organizar muchos Challengers. Entonces, los chicos tienen que irse afuera y es muy costoso. Pero como ahora, desde hace tiempo, hay muchos Futures, el jugador que pasa de juveniles se puede seguir formando en Argentina y eso aumenta las posibilidades de tener mejores camadas.

    - Tuviste la oportunidad de entrenar a dos jugadores de esa generación como Gaudio y Nalbandian. ¿Cómo era el día a día con ellos?

    - Cuando los empezás a conocer, te das cuenta de que son personas comunes. Es un trabajo como cualquier otro, con la salvedad de que tenés que estar viajando todo el año. Obviamente que no es lo mismo el trabajo de un entrenador que el de un jugador. Cuando yo jugaba no me tenía que estar preocupando por las cosas en las que se fija el coach, que es prácticamente un médico de guardia todo el día.  El jugador se preocupa por ganar los partidos, porque el que entra a la cancha es él.

    - ¿Entrenar jugadores ya es una puerta cerrada?

    - No. Ser coach es algo que surgió en su momento, pero por mi situación familiar me costaría mucho volver a hacerlo. No lo descarto, pero sería difícil.  Viví experiencias geniales, pero tengo a mi familia, mis amigos y mi vida acá, y cuando entrenás, viajás prácticamente todo el año, con las dificultades que eso trae.

    - Como regla general, ¿creés que el tenista es egocéntrico?

    - El tenis es un deporte individual, pero como en cualquier ámbito, hay gente de todo tipo. El tenista tiene una particularidad que comparte con el boxeador: cuando le sacan el banquito se la tiene que bancar solo, uno contra uno. Así que, en cierto modo, se justifica o se entiende que sean más individualistas.

    - Entonces, ¿cómo se construye una relación de confianza entre entrenador y jugador?

    - Que el jugador te crea y confíe en vos es una cuestión de piel. En mis dos experiencias traté de ser muy simple. Creo que el tenis no tiene muchos misterios, es simple. Y tanto con David como con Gastón traté de hacerles ver esto y les dije que jugaran tranquilos adentro de la cancha. También se tiene que tener suerte. Si una indicación del entrenador da buenos resultados suma mucho. Con ambos tuve esa suerte. A David, por ejemplo, lo agarré cuando estaba bajo en su nivel y ya en el primer torneo tuvimos buena química. Cambiamos un par de cositas en su juego que dieron resultados y eso a él le genero confianza. Pero, básicamente, me acercaba a los dos con franqueza y simpleza y creo que creyeron en lo que yo tenía para decirles.

    - ¿Vos creés que Nalbandian encontró su pico mientras vos lo entrenabas?

    - Eso habría que preguntárselo a él. David pasó por épocas muy buenas, una de las cuáles fue en la que estuvo conmigo, con la seguidilla de los Masters que ganó en París y Madrid. Ahí tuvo un nivel excelente. Pero también tuvo otros momentos muy buenos a lo largo de su carrera.

    - ¿Todavía tenés ganas de ser capitán de la Davis?

    - Sí, eso es diferente a entrenar a un jugador en particular, porque no tenés que viajar continuamente. Me encantaría. Lo que pasa es que mientras hay un capitán trabajando es muy difícil decir  “quiero ser capitán”. Desde que me retiré en el ’93 hubo cuatro cambios de capitanía y en todos sonó mi nombre aunque después la asociación eligió otro camino. Pero yo confío en que alguna vez me elijan (risas).

     

    *Alumnos de Periodismo deportivo. ETER. 

     

     

    Related Images:

    Tags: , , , , , , , , ,

    Dejanos un comentario

     

    
    Copyright © 2014 Tenis – Ranking ATP – Tenis Federal. Todos los derechos reservados. Posicionamiento SEO en Google

    Siguenos también en: Facebook Twitter Google News YouTube

    Optimizacion - Posicionamiento - Diseño