• Contacto
  • Usted esta aquí: Home // Martín Vassallo Argüello // Hay equipo para seguir


    Hay equipo para seguir

    El equipo argentino de Copa Davis le ganó al equipo croata 4 a 1 y pasó a las semifinales. Enfrentará en septiembre, de local, a República Checa. Argentina está nuevamente dentro de los cuatro mejores equipos de tenis del mundo.
    Fue una serie muy emocionante, hubo nervios, tensión, partidos con el resultado apretado, encuentros de más de cuatro horas y mucho clima copero. Nada de esto hubiera sido posible, sin la figura excluyente de Marin Cilic.
    David Nalbandian jugó el primer punto de la serie. El estadio Mary Terán de Weiss estaba repleto.
    El favoritismo estaba del lado del cordobés; Marin Cilic juega muy bien en polvo, pero su superficie preferida son las canchas rápidas. David, de local y en Davis, es un combo que potencia todas sus virtudes.
    El partido se presentó complicado de arranque; David no terminaba de encontrar sus golpes, se lo veía contenido, sin poder poner en funcionamiento todo su repertorio. El viento, fuerte, molesto, arremolinado e inconstante, obligaba a Nalbandian a jugar más central, menos angulado, más conservador; esto ayudó a Cilic a plantarse firme en la cancha, a pegar fuerte sin tener que desplazarse y a llevar el partido a su terreno, el terreno del golpe por golpe frontal, con pocas variantes, lo más parecido posible a un partido de canchas rápidas.
    David no pudo salir de ahí. El tenis no lo acompañó, sus golpes no sonaron secos y firmes como siempre sucede. Entonces fue un partido a pura garra para el cordobés. Yo creo firmemente que los grandes campeones se caracterizan por pelear hasta el último segundo del partido. Ojo, no me refiero a correr todos los puntos solamente; me refiero a pelear internamente, a seguir buscando el tenis, a tratar y tratar hasta el cansancio de que la pelota haga lo que la cabeza manda, a investigar cada instante lo que está pasando en el partido y con el rival. Un campeón no se resigna a pensar que “es un mal día” y que contra eso no hay nada que hacer. David Nalbandián, el rey, peleó más que nunca. Su exquisito nivel de tenis nos regala constantemente exhibiciones de golpes deliciosos, pero en esta serie ese tenis no estaba y ahí apareció el campeón luchando. Perdió con un gran rival. Marin Cilic jugó concentrado, atento, confiado, agrandado. Aguantó al Rey en su casa, al público y además, se animó a llevarse el partido. Ya sabemos que una cosa es hacer un lindo partido y otra muy distinta es ganarle a un grande. Cilic le ganó a David en su casa merecidamente. Puso la serie uno a cero para los visitantes. La victoria contra David Nalbandián le costó cara al equipo croata. Más de cinco horas de partido dejaron a Cilic con un desgaste importante a la hora de pensar en el tercer punto de la serie. David perdió, pero con esta maratón, el equipo quedó muy bien parado para lo que seguía.
    Después vino Delpo. Juan Martín ganó bien ante un rival siempre incómodo. Ivo Karlovic no pudo aguantar el enorme nivel del argentino. El croata pudo llevarse un set, pero en nada hubiera cambiado el desenlace del partido. El tandilense es superior en todo sentido y lo mostró de principio a fin. Al igual que contra Cilic el domingo, Delpo mostró un juego potente, firme y constante. Se tira encima de la pelota y lastima. Saca y no suelta al rival, devuelve y no cede la iniciativa. Delpo es cosa seria. Un lujo contar con su tenis en función del equipo argentino.
    El dobles, con Cilic y Karlovic del otro lado, fue el punto más importante de la serie. Fue el que inclinó la balanza definitivamente para nuestro equipo.
    Eduardo y David sufrieron para ganarle a esa dupla sacadora con experiencia y con un Cilic nuevamente a la altura de las circunstancias. Hubo errores, el nivel fue intermitente, pero las ganas y la pasión sostuvieron a nuestros chicos.
    Nuevamente el Mary Terán de Weiss vivió un clima copero al máximo, con cantos, aplausos, bombos y redoblantes. Banderas de Tandil, Bariloche, Chivilcoy, Córdoba, Santa Fe, ecuelas de tenis, nombres de hinchas y familias. Lindo, muy lindo.
    La serie la definió Juan Martín Del Potro. Le puso el moño a un gran trabajo de equipo. El número uno argentino ganó de principio a fin, con resultado cómodo ante un Cilic agotado por las más de diez horas de tenis que acumuló. Fue un placer ver a Juan Martín golpeando la pelota de esa manera, con el banco argentino repleto, con todos los integrantes del equipo alentando. Broche de oro.
    Pico Mónaco jugó el punto de cierre. Se sacó las ganas que había acumulado durante la serie. Jugó excelente. Le pegó a la pelota, movió mucho las piernas y pasó por arriba a Veic. Otra carta que tiene este equipo argentino que vale oro. Juan puede entrar cada vez que se lo necesite, ya sea para definir la serie el domingo o para dejar a Nalbandián descansando el primer día. Es un jugador sólido, firme, consistente, confiable.
    El capitán Martín Jaite y el subcapitán Mariano Zabaleta debutaron en Buenos Aires. Tuvieron un comienzo de serie difícil pero nada alteró su plan original de que David juegue el dobles, de que Delpo juegue los dos singles y principalmente, que ninguno de los argentinos tenga la necesidad de jugar los tres puntos. A su lado estaba Juan Chela, otro integrante de este equipo que suma constantemente en función del equipo, que deja todo por la Davis sea cual sea el rol que le toque ocupar. Singles, dobles, quinto jugador o sparring. Siempre dispuesto, siempre en beneficio de los demás.
    Ahora pensamos en septiembre. Otra vez en Argentina. Otra vez de local para que el estadio reviente de celeste y blanco.
    Por Martín Vassallo Argüello

    Related Images:

    Tags: , , , ,

    Dejanos un comentario

     

    
    Copyright © 2014 Tenis – Ranking ATP – Tenis Federal. Todos los derechos reservados. Posicionamiento SEO en Google

    Siguenos también en: Facebook Twitter Google News YouTube

    Optimizacion - Posicionamiento - Diseño